Los virus son agentes patógenos formados por una o más hebras de ácido nucleico (ADN o ARN) encerradas en una cubierta proteínica denominada cápside. El ácido nucleico contiene la información genética necesaria para sintetizar todas las moléculas constituyentes del virus. Los virus más simples poseen 3 genes; los más complejos alcanzan a tener alrededor de 250.

virus-gripe

Las partículas virales no pueden multiplicarse por sí mismas pues carecen de los factores necesarios para la síntesis de sus propias estructuras y de mecanismos productores de energía. A fin de reproducirse, invaden una célula y utilizan su maquinaria biosintética.

En general, los virus penetran en las células por mecanismos semejantes a los utilizados por otras partículas y macromoléculas. Las proteínas de cubierta del virus, en muchos casos glicoproteínas, se fijan a otras de la membrana plasmática que actúan como receptores. Se produce una invaginación de la membrana y la partícula viral pronto queda englobada en una vesícula, introducida en la célula por endocitosis. En el interior de la célula, la partícula viral pierde su cubierta proteica y el ADN o ARN queda libre en el citoplasma. Los virus poseen factores capaces de frenar la síntesis de ácidos nucleicos y proteínas de la célula parasitada y activar la producción de sus propias moléculas.

En los virus con ADN, la replicación y transcripción sobre el molde que suministra el virus se inicia utilizando las partículas necesarias de la célula infectada, que también provee la materia prima y la energía necesarias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *