Los medicamentos ampliamente utilizados para la presión arterial, llamados betabloqueadores, no reducen las probabilidades de una persona de desarrollar cáncer de colon, según un estudio reciente.
Los bloqueadores beta, que incluyen fármacos como alprenolol, carvedilol, propranolol y atenolol, se recetan comúnmente a los adultos mayores para la presión arterial alta y enfermedades del corazón.

Investigaciones anteriores han relacionado el uso de las drogas a un menor riesgo de cáncer. Esta teoría se basa en estudios en animales y de laboratorio donde se ha encontrado que la hormona del estrés, norepinefrina, puede promover el crecimiento y la diseminación de células cancerosas. Los betabloqueadores inhiben la acción de dicha hormona.
Uno de los santos griales de la guerra contra el cáncer es la prevención de la angiogénesis, que es el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos que alimentan a las células tumorales.
Algunos investigadores han especulado que un beneficio indirecto de ciertos medicamentos para la presión arterial podría ayudar a frenar el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos en el cáncer de mama y quizás el cáncer de colon.
Pero tras tomar en cuenta factores como el peso, tabaquismo y otros, los investigadores no encontraron ninguna relación entre el uso de bloqueadores beta y el riesgo de cáncer de colon.

Los autores concluyen que sus hallazgos no apoyan la teoría de que el uso de bloqueadores beta reduce el riesgo de cáncer de colon.
Eso no sorprendió a todos, sin embargo, ya que los pocos estudios sobre este tema han sido contradictorios y es poco probable que se vuelva a observar este tipo de efecto protector, ya que el cáncer es una enfermedad increíblemente compleja impulsada por un gran número de vías biológicas únicas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *