Las interacciones entre ciertos medicamentos y ciertos alimentos pueden conducir a diferentes efectos, que van desde el aumento o la disminución del efecto del medicamento, a un agravamiento de sus efectos secundarios no deseables.

alimentosymedicamentos

Alimentos que se deben evitar

El zumo de pomelo se debe evitar con ciertos medicamentos prescritos contra el exceso de colesterol, porque aumenta la absorción intestinal de estos medicamentos, lo que tiene por efecto, potenciar sus efectos secundarios. Los medicamentos concernidos son la simvastatina y, en menor medida, la atorvastatina.

A modo de ejemplo, el consumo de zumo de pomelo, al mismo tiempo que un tratamiento de simvastatina, multiplica por 15 la absorción del principio activo y provoca una serie de problemas musculares graves.

En la práctica, se recomienda no beber zumo de pomelo en las dos horas anteriores a la ingesta del medicamento, y limitar el consumo a un cuarto de litro al día. Los zumos de naranja, de limón, de manzana, no están asociados con este tipo de interacción.

Los alimentos ricos en vitamina K (col, brócoli, espinacas, aguacates, perejil, lechuga) se deben consumir con moderación, en caso de seguir un tratamiento anticoagulante, para la fluidez de la sangre.

Estos alimentos disminuyen la eficacia del tratamiento y aumentan el riesgo de trombosis. En la práctica, se aconseja no comer más de una porción al día de estas verduras.

Los alimentos que se deben evitar

Se debe evitar el consumo de alcohol con todos los medicamentos que reducen la vigilancia, por prevención de riesgo creciente de somnolencia y de accidentes: tranquilizantes, analgésicos, antitusivos con codeína, ciertos antidepresores, antiestamínicos, etc.

El alcohol se debe evitar con los antiinflamatorios (del tipo ibuprofeno), o la aspirina, para evitar un riesgo elevado de ardor de estómago o de reflujo ácido. Los cítricos (limón, naranja, pomelo) tomados de forma concomitante con antiinflamatorios o aspirina pueden generar acidez y ardor de estómago.

Es mejor tomar los antiinflamatorios o la aspirina en mitad de la comida, para limitar tales efectos estomacales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *