La medicación preventiva contra el asma ayuda a controlar las vías aéreas afectadas por la enfermedad antes de que los síntomas aparezcan, y su uso es muy recomendable.
De acuerdo con investigaciones actualizadas, alrededor de uno cada tres niños con asma utiliza medicación preventiva, un número que ha subido un 18 por ciento desde fines de los años 80.

Los profesionales de la salud se sienten alentados ante estas nuevas noticias, aunque no dejan de observar que, si bien las tasas de prevención han aumentado, todavía existen dos tercios de los afectados que pueden estar o mal diagnosticados o con un tratamiento pobre de su enfermedad.

Las medicaciones preventivas contra el asma incluyen corticoides inhalables, antagonistas de receptores de leucotrienos, estabilizadores de mastocitos, y metilxantinas.
Sin embargo, no todos los pacientes con asma necesitan tomar la medicación preventiva diariamente. Por ejemplo, los jóvenes con asma inducida por el ejercicio no necesitan la medicación todos los días, solamente cuando podrían presentar síntomas. Pero muchos niños con asma pueden beneficiarse de una medicación preventiva diaria.

Los investigadores hallaron que los pre-adolescentes y adolescentes eran los que menos utilizaban las medicaciones preventivas contra el asma. Los jóvenes pueden no percibir con claridad la importancia de cuidar su salud. Podrían tener un asma severo, pero si aún así pueden realizar actividades, podrían no reportarlo. Y, mientras la familia cree que el adolescente es lo suficientemente responsable para cuidar de su medicación, usualmente no lo es.

Es importante, entonces, que no sólo los niños sino también los adolescentes sean seguidos en cuanto al cuidado de su salud.

1 comentario

  1. fernando

    31 agosto, 2012 a 12:04

    hace sobre 2 años me dianosticaron asma pero tengo ataque cada 2 por 3 es normal, gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *