Cuando hablamos de meningitis nos estamos refiriendo a una inflamación de las meninges, nombre con las que se denominan a las membranas encargadas de recubrir el sistema nervioso central (cerebro y médula espinal). Las meninges se encuentran cubiertas de líquido cefalo raquídeo.

300px-meninges_diagram

Hay varios motivos por los cuales las meninges se pueden llegar a inflamar, entre ellas las bacterias y los virus son los más comunes. El inconveniente más importante es tener la capacidad de diferencias si la meningitis es viral o es provocada por bacterias. Por esta razón es fundamental realizarse una punción lumbar para así extraer una muestra del líquido cefalorraquídeo, que te llevará a buen puerto a la hora de establecer un diagnostico apropiado.

La meningitis por meningococo C es una de las variantes de meningitis bacteriana que puede llegar a ser transmitida por contagio. El hábitat natural de las bacterias que causan la meningitis es la cavidad nasofaringea (nariz o garganta), pero solo en ciertas ocasiones penetra en el cuerpo y causa enfermedades.

Los síntomas de la enfermedad pueden ser: fiebre, vómitos, nauseas, dureza en el cuello, sensibilidad a la luz y alteraron en la estructura mental. Esta enfermedad evoluciona de manera muy rápida y es imprescindible acudir inmediatamente con un profesional ya que de no ser tratada puede causar la muerte de manera muy rápida.

Existen también síntomas menos comunes que pueden encontrarse asociados a la enfermedad, como perder la conciencia, aumento en el ritmo de la respiración, poca alimentación, irritabilidad.

Es importante que ante la presencia de estos síntomas acudas a ver al médico sin dejar pasar mucho tiempo, porque sin llegar al extremo de la muerte también pueden quedar otras secuelas como una disminución mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *