La varicela es una infección viral, por lo tanto no hay antibióticos o medicinas que puedan sanarla. La medicación que se receta comúnmente sirve para acortar su duración y aliviar los síntomas que causa tal como fiebre, fatiga, y para culminar el cuerpo se llena de pequeñas ampollas que con el correr de los días se revientan y se hacen granos que causan mucha picazón.

varicela

Existen algunos remedios caseros que son muy efectivos para aliviar la picazón de la varicela. La leche magnesia es una buen método para reducir la comezón que causan los granitos de la varicela. Simplemente se debe poner la leche magnesia por las partes afectadas y listo. Es muy importante, en especial en los niños, no rascarse, porque si se rascan los granitos pueden quedar cicatrices de por vida.

Otro remedio casero que es muy beneficioso para aliviar la comezón es la loción de calamina. Este es un líquido rosado que se vende en las farmacias y no se necesita receta médica. Este se aplica de la misma manera que la leche magnesia, es decir, en las zonas donde la varicela se ha expandido.

Cuando la varicela ataca a los niños, es muy importante mantenerlos distraídos. Con la ayuda de la leche magnesia o la calamina, se debe tomar provecho de que el cuerpo se relaja, mejor aún si se consigue una distracción.  Se puede leer un cuento con dibujos grandes y coloridos, mirar la televisión o se hacer algún otro tipo de actividades con el objetivo de que se evite rascar los granitos.

La avena es muy utilizada en los remedios caseros para la picazón y se puede usar también en los casos de varicela. Se puede echar en la licuadora dos tazas de avena hasta que se haga un polvo. Luego se echa el polvito en la tina de agua y la persona debe meterse a la tina. Se le puede agregar también una media taza de bicarbonato de sodio para lograr un mayor alivio.

Asimismo pueden hacerse algunos remedios caseros para ayudar a las ampollas a sanar más rápidamente. Un método efectivo es el agua de chícharo. El agua de guisantes cocidos o también conocido como chícharos, es muy popular en el tratamiento natural para la varicela, ya que no sólo ayuda a parar la picazón sino también cura las ampollas en menor tiempo. Se hierven unos 100 gramos de guisantes en medio litro de agua, se deja enfriar y se cuela. El agua que se consigue se usa para enjuagar la zona afectada.

El bicarbonato de sodio también es efectivo para sanar las ampollas de la varicela, es muy simple, solo se tiene que espolvorear bicarbonato sobre las mismas. Se deja por unos 20 minutos y luego se lava con mucho cuidado.

Para aliviar los malestares generales de la varicela los médicos recomiendan acetaminofén. Asimismo indican  fervientemente que  nunca se les de aspirina o algún tipo de medicamento que contenga aspirina a los niños con varicela o con alguna otra infección viral.

A veces por más que se tomen recaudo o se cuide a los niños de no rascarse, es inevitable que quede alguna que otra cicatriz de las ampollas. Aunque no se pueden eliminar del todo  ya que quedan marcas en la piel, se puede disminuir el tamaño con vitamina E. En las farmacias y tiendas donde venden vitaminas se pueden conseguir las cápsulas de vitamina E. Estas cápsulas se deben romper y ponerse el aceite sobre las cicatrices. Este remedio solo se debe usar cuando ya el grano se cayó completamente y la piel ha sanado por completo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *