Con el frío y los cambios bruscos de temperatura y la humedad, se deben tomar recaudos para prevenir las enfermedades en las vías respiratorias, tal como la gripe o el resfriado, pero con esta estación aparece otro trastorno molesto, los sabañones.

rojo

No existe un origen de los sabañones en concreto, generalmente están asociados con otras enfermedades como las alteraciones hematológicas, las cuales causan una circulación sanguínea escasa.

Se cree que su aparición se da por los factores genéticos, como la desnutrición, disproteinemias, mielodisplásicas, factores hormonales y la utilización de zapatos, calcetines o guantes que son muy ajustados al cuerpo.

Los factores hormonales son agentes provocadores debido a la alta presencia en mujeres jóvenes, que tienen un mayor nivel hormonal, a medida que la madurez avanza, se reduce su acción. Se comprobó que desaparecen en mujeres embarazadas o en aquellas mujeres que han sido madres, y que el tabaco contribuye la aparición de sabañones al comprimir las arterias y disminuir el flujo sanguíneo.

Para eliminarlo no se precisa un tratamiento específico, ya que suelen desaparecer en tan solo dos o tres semanas y es importante no rascarse para poder  evitar empeorar la situación.

Para aliviar la molestia se puede colocar una loción o crema, antes de acostarse, por la noche, se puede colocar los pies en agua caliente para mejorar la circulación sanguínea y luego se puede distribuir una crema de lanolina sobre los pies. En caso de que el sabañón se ulcere se debe cubrir con una gasa estéril.

También se puede hacer una mezcla en partes iguales con aceite de laurel y miel, y aplicarlo sobre la zona afectada. Y en caso de tener problemas de circulación, se pueden realizar baños alternos de agua fría y caliente en pies y manos. Primero dos minutos en agua caliente y luego uno en agua fría. Se puede repetir 4 ó 5 veces y se termina con el agua fría.

En importante hacerse auto masajes para obtener una mejoría en la circulación sanguínea de la piel y aliviar cuanto antes las molestias de los sabañones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *