Estos son mitos que usted pudo escuchar y que pueden haberle creado alguna duda. Luego de leer esta nota, sabrá de qué preocuparse y de qué no sobre el cáncer de mama.

logo-cancer

Mito No. 5: No hay nada que puedas hacer en cuanto a un riesgo hereditario

Un fuerte historial familiar es un factor de riesgo de cáncer, pero sólo porque las mujeres de su familia han tenido cáncer de mama, no significa que usted está destinada a tenerlo. Las pruebas genéticas le ayudarán a entender el riesgo heredado y le permitirán tomar decisiones sobre su cuidado futuro. Además, McGuire dijo que la investigación muestra que una dieta baja en grasa combinada con la actividad física y moderar el consumo de alcohol,(menos de dos bebidas al día) reduce el riesgo de cáncer de mama. “Si usted tiene antecedentes familiares, usted debe hacer todo lo posible para disminuir el riesgo”, aconseja.

 

Mito N º 6: Se produce el cáncer de mama sólo en las mujeres mayores

“El aumento de la edad, es un factor de riesgo para el cáncer de mama, por lo que mientras más edad tenga más probabilidades de tener cáncer de mama”, dice McGuire. Sin embargo, eso no significa que las mujeres más jóvenes son vulnerables. El cáncer de mama se puede diagnosticar a cualquier edad. “Tiende a ser más agresivos en mujeres más jóvenes”, añade.

 

Mito N º 7: La cirugía plástica causa el cáncer de mama

La buena noticia, para las mujeres que quieren mejorar o reducir su tamaño de busto es que no existe ninguna relación entre la cirugía plástica del pecho y un mayor riesgo de cáncer de mama. Los implantes, pueden hacer las mamografías más difíciles, pero no hacer que el cáncer sea más probable. Las mujeres que se someten a cirugías de reducción mamaria, pueden realmente ver una disminución en el riesgo de cáncer de mama. “Conseguir una reducción de mama, pueden reducir el riesgo de cáncer de mama en un 60 por ciento “, dice McGuire.

 

Mito No. 8: Las mamografías no son exactas, en cualquier caso, ¿por qué preocuparse?

Recientes controversia sobre el momento adecuado para que las mujeres comienzan a hacerse mamografías,  si deben comenzar a la edad de 40 o 50 años de edad, ha dejado a algunas mujeres sintiendo que la prueba de detección no vale la pena. Las mujeres más jóvenes a menudo tienen más denso el tejido mamario que las mujeres mayores, que tienen más tejido adiposo en la mama. “Cuanto más denso sus senos, menos precisa la mamografía va a ser”, reconoce McGuire, pero añade: “Tener una mamografía mala, es mejor que no tener ninguna. Es lo único que hemos encontrado hasta ahora para reducir la mortalidad por cáncer de mama. “

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *