La Navidad es un tiempo de muchos gastos que surgen como consecuencia de las compras típicas de estas fiestas. Pero además, con la llegada del mes de enero muchas personas esperan con ansiedad las rebajas en las tiendas para poder obtener algún capricho con un descuento en el precio. De hecho, al final de las rebajas suele ser habitual poder encontrar algunas prendas a mitad de precio.

rebajas-patricia-conde0701

La obsesión por las compras es un problema emocional, por eso, es mejor moderar las compras no sólo en rebajas sino también durante el resto del año. ¿Cómo puedes lograr tal objetivo? Pensando en aquello que necesitas de verdad. Es decir, puedes apuntar en una libreta qué prendas de ropa necesitas para hacer frente al invierno.

Pero además, también debes de saber que aunque compres en rebajas, los derechos, las formas de pago y las garantías y condiciones en cuanto a devolución del producto siempre deben de ser las mismas que en cualquier otra época del año. Es decir, que a pesar de que un producto esté rebajado tiene que tener la misma calidad para el consumidor. De hecho, la información en relación con el precio debe de ser muy clara. Es decir, en la etiqueta del producto debe de figurar el porcentaje de descuento, el precio anterior de venta y el precio actual.

Es mejor comprar un producto siempre en base a la utilidad que puede reportar, de lo contrario, cuando una persona compra por el mero placer de obtener algo nuevo, corre el peligro de terminar gastando una gran cantidad de dinero a pesar de comprar en rebajas.

En la rutina diaria es necesario apostar por el ahorro y priorizar gastos para poder tener bienestar interior. Por el contrario, las deudas producen intranquilidad y una tristeza que se prolonga a lo largo del tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *