La muerte súbita es algo que le puede suceder a cualquier persona. Los que desarrollan cierto tipo de actividades, de todas maneras, pueden verse mayormente afectados por este tipo de muerte. Uno de estos grupos podría ser el de los deportistas. Las personas que acostumbran a practicar deportes someten a su sistema circulatorio a enormes exigencias. Por esta razón, los casos de muerte súbita en gente que practica deportes suele estar directamente relacionado con enfermedades del sistema cardiovascular.

Las personas que tienen mayor riesgo de sufrir una muerte súbita, entre los que practican deportes, son los mayores a 35 años. Antes de iniciar cualquier tipo de actividad física es muy importante llevar a cabo diferentes estudios para saber cuáles son los riesgos que existen. Es vital, en este sentido, efectuar chequeos periódicos de la presión arterial y conocer diferentes parámetros sobre la salud personal (como los niveles de colesterol, azúcar en sangre, etc.).

Al momento de practicar deportes, por lo demás, hay que saber cómo llevar una buena hidratación. Todas las personas que realizan actividad física deberían tener una hidratación completa antes, durante y después de practicar deportes. En los períodos de actividad física que sigue una persona es bastante normal perder una gran cantidad de agua corporal en forma de transpiración. Por ello, la forma más segura de reincorporarla en el organismo es por medio de bebidas remineralizantes (con el agua el cuerpo también pierde minerales, que deben ser repuestos lo antes posible) o agua.

 

Para evitar cualquier cambio de ritmo brusco antes de practicar deportes se recomienda hacer un calentamiento previo que ponga los músculos en movimiento y sirva de transición para el sistema cardiovascular. Al dejar de practicar deportes, además, es importante hacer una transición inversa (a menores niveles de actividad física).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *