Un estudio llevado a cabo por expertos de salud de todo el mundo ha puesto de manifiesto que alrededor del 36% de los fármacos para tratar la malaria analizados en el sudeste asiático eran falsos, mientras que un tercio de las muestras en África subsahariana no pasaban los controles químicos. De hecho, los investigadores alertan de que el problema puede ser aún mayor, a la vez que la Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que mientras que menos del 1% de las medicinas disponibles en los países desarrollados pueden sean falsificadas, la estadística ronda el 10% a nivel global. Incluso hasta un tercio de todos los fármacos de algunos países en desarrollo son falsos.

malaria

“Más allá del drástico aumento en los informes de medicamentos de baja calidad contra la malaria en la última década, el problema es mucho mayor de lo que parece. La mayoría de los casos probablemente no se informan, se notifican a las agencias equivocadas, o son mantenidos bajo confidencialidad por las compañías farmacéuticas”, ha indicado Gaurvika Nayyar, del Centro Internacional Fogarty, parte de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos. Cabe destacar que más de 3.000 millones de personas en todo el mundo corren riesgo de desarrollar malaria, una enfermedad parasitaria transmitida por mosquitos que causa la muerte de cerca de 650.000 personas al año, la mayoría bebés y niños africanos. Por ello, Nayyar quiere resaltar que muchas de las muertes provocadas por la enfermedad podrían evitarse “si los medicamentos disponibles para los pacientes fueran eficaces, de alta calidad y se usaran correctamente”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *