Los riñones son dos órganos que se encuentran en la parte posterior del abdomen y tienen como función filtrar la sangre del aparato circulatorio permitiendo la excreción, a través de la orina, de diversos residuos metabólicos del organismo por medio de un complejo sistema que incluye mecanismos de filtración, reabsorción y excreción.

nefrotias

Las nefropatías, es decir, el daño o las enfermedades que pueden afectar a los riñones, se encuentran entre las causas más importantes de muerte e incapacidad en muchos países de todo el mundo. Por ejemplo, en 2004, más de 20 millones de adultos en Estados Unidos tenían nefropatías crónicas.

Las nefropatías graves pueden dividirse en dos categorías principales:

Por un lado, la insuficiencia renal aguda, en la que los riñones dejan de trabajar por completo o casi bruscamente, pero pueden recuperarse completamente. Puede estar causada por un menor aporte sanguíneo a los riñones, anomalías dentro del mismo riñón o por obstrucciones en el sistema colector urinario en cualquier lugar entre los cálices y la salida vesical.

Por otro lado, la insuficiencia renal crónica, en la cual hay pérdida progresiva de la función de más y más nefronas (unidad estructural y funcional básica del riñón), lo que reduce gradualmente la función global del riñón.

Dentro de estas dos categorías hay muchas nefropatías específicas que pueden afectar a los vasos renales, los glomérulos, los túbulos, el intersticio renal y partes de la vía urinaria fuera del riñón, incluidos los uréteres y la vejiga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *