Ya te hemos contado como actúan nuestras emociones en el momento de emprender una dieta. Hoy hablaremos más extensamente de cada uno de los problemas que pueden aparecer.

dieta-2200-calorias

Normalmente una dieta implica un nuevo comienzo, y en algunos casos lo que parece comenzar en una pesadilla. Por eso es muy bueno que sepamos, de antemano, como reaccionaremos ante las situaciones difíciles o adversas.

Problema: Pareja

Cuando tengas una relación llena de armonía y equilibrio te sentirás más protegido y cuidado. Al desaparecer esta armonía y se pasan a situaciones en donde es normal pelear y verse involucrados en situaciones violentas te quitará esa seguridad y aparecerá una inevitable tristeza y frustración.

En estos casos, lo normal es que la comida ocupe esos huecos, por eso aumentaras de peso.

Si somos concientes de este problema seguramente podremos tomarnos unos minutos para pensar antes de atacar la heladera, y reflexionar acerca de que es lo que realmente nos está preocupando. Es un ejercicio que podemos hacer varias veces al día.

Problema: Trabajo

El trabajo es, en general, el lugar donde pasamos mucho tiempo. Y como es normal que suceda, hay muchas personas que están conviviendo y lo normal y esperado es que esto provoque roces. Si a esto le sumamos el estrés diario, las dificultades económicas y las presiones laborales seguramente no tengamos un registro diario de lo que vamos comiendo a lo largo de la jornada.

Te aconsejamos llevar un registro escrito de lo que comas durante el día, anotando detalladamente cada uno de los alimentos que ingieras. Luego analiza las emociones que tuviste a lo largo del día y vincula una lista con la otra. Veras que en muchas ocasiones, más de las que crees, realmente no tenias hambre y comías por ansiedad.

En estos casos debemos recortar que el trabajo es solo una parte de nuestra vida y no debe convertirse en lo más importante de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *