Los cerebros de los pacientes con síndrome de fatiga crónica – una condición a menudo mal entendida marcada por un cansancio inexplicable e incapacitante – no responden a las recompensas de la misma manera que los cerebros de las personas sanas, sugiere un nuevo estudio.

sindromefatigacronica

Los investigadores realizaron escáneres de IRM funcional de los cerebros de 18 personas con síndrome de fatiga crónica (SFC) y 41 voluntarios sanos, encontrando que las personas con fatiga crónica experimentan un cambio significativamente menor en el flujo de sangre a los ganglios basales en respuesta a ganar un juego hecho con la simple intención de estimular los sentimientos de recompensa.
Investigaciones anteriores han demostrado que los ganglios basales, una región en la base del cerebro asociada con la actividad motora y la motivación, se ve afectada en enfermedades asociadas con la fatiga. Los participantes con fatiga crónica más grave no tuvieron el más mínimo cambio en la actividad de los ganglios basales, según el estudio.

No se sabe si estos cambios están involucrados en la causa del síndrome de fatiga crónica o se encuentran como consecuencia del síndrome de fatiga crónica. Todos los estudios científicos cuidadosamente controlados sobre el SFC ayudan a aumentar la credibilidad de esta enfermedad muy compleja. A pesar de que estos resultados son preliminares, respaldan una teoría biológica acerca de esta enfermedad.

Durante el experimento un equipo de investigación anunció a los participantes sometidos a escáneres cerebrales que iban a ganar una pequeña cantidad de dinero si adivinaban correctamente si una tarjeta era de color rojo o negro.
Los participantes con síndrome de fatiga crónica experimentaron un cambio significativamente menor en el flujo de sangre a los ganglios basales entre ganar y perder.

2 comentarios

  1. pilar

    4 Agosto, 2012 a 20:24

    me gutaria tener mas informacion sobre el sindrome de fatiga cronica y si se puede mejorar con homeopatia

  2. Alicia

    6 Agosto, 2012 a 13:03

    Ese experimento está muy bien para unos momentos,pero luego vuelve el malestar. Pongamos otra vez el ejemplo de la bateria de móvil. Tenemos la batería muy baja… quizás una pequeña recompensa haga que nos motivemos por unos minutos, pero ahí se queda, no sirve para más.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *