En muchos casos, la obesidad es causada por algo más que comer en exceso y la falta de ejercicio. Algo en el cuerpo se vuelve loco, haciendo que se almacene más grasa y se queme menos energía. Pero, ¿qué es? Investigadores de Sanford-Burnham tienen una teoría, una nueva proteína llamada “p62”.

p62

Según un estudio del equipo de investigación, cuando la p62 no se encuentra en el tejido adiposo, el equilibrio metabólico del cuerpo varía, inhibiendo así la grasa parda “buena” y favoreciendo, al mismo tiempo, la grasa blanca “mala”. Estos hallazgos indican que la p62 podría tener un objetivo prometedor para nuevas terapias destinadas a frenar la obesidad.
Sin la p62 se produce mucha grasa pero no se quema nada de energía, y el cuerpo cree que necesita almacenar energía. Es un golpe doble.

El equipo había producido anteriormente ratones que carecían por completo de la proteína p62 en todas partes en el cuerpo. Como resultado, los animales eran obesos. También tenían síndrome metabólico. En otras palabras, en comparación con los ratones con p62, los ratones sin la proteína pesaban más, gastaban menos energía, tenían diabetes y una respuesta hiper-inflamatoria que es característica de la obesidad.
Si bien estos resultados muestran que la falta de p62 conduce a la obesidad, no se sabe qué tejido es responsable de estos efectos, ya que la p62 faltó en todos ellos.
Algunos investigadores creen que el tejido muscular, donde se gasta energía, controla la obesidad. Otros sospechan que el hígado es un jugador clave, o que el centro del cerebro, que controla el apetito es el responsable de la obesidad.
Sin embargo, muchos investigadores creen ahora que la grasa marrón es, de alguna manera, el principal responsable, aunque aún no está del todo claro.

1 comentario

  1. Natalia Olivares

    3 Enero, 2015 a 22:16

    Hola equipo de Farmacia,
    Espero que todo ande bien. Interesante noticia. Me gustaría saber si ustedes tienen acceso a este estudion de los investigadores de Sanford-Burnham y si yo también podría acceder a él; me interesa mucho este tema.

    Un cordial saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *