Al estudiar cómo se transmite el VIH, investigadores descubrieron que algunas trabajadoras sexuales de Africa son naturalmente resistentes al virus, un hallazgo que podría influir en los esfuerzos por la prevención de la enfermedad.
Estas mujeres se encuentran protegidas por una inusualmente débil respuesta inflamatoria en sus vaginas.

En esta parte del mundo, las mujeres representan el 60 por ciento de los casos de VIH, y esta proporción se encuentra en aumento. Al estudiar mujeres naturalmente resistentes al virus les permite a los investigadores identificar información interesante en términos del desarrollo de vacunas o geles que podrían prevenir la transmisión del VIH.

Los investigadores hicieron un seguimiento de mujeres de Benin y Zimbabwe durante el curso de 15 años. Hallaron que cuando algunas de estas mujeres se ven expuestas al VIH, las células de su sistema inmunológico en sus vaginas producen menos moléculas inflamatorias que las células en las mujeres infectadas con el virus.
Y aunque estas moléculas son por lo general útiles para activar linfocitos T (un tipo de célula del sistema inmunológico) que destruyen los virus, el VIH de hecho los utiliza para invadir el cuerpo de la persona.
Menor cantidad de linfocitos T significa menor cantidad de células que puede utilizar el VIH para invadir.

Los investigadores también hallaron que la respuesta inmune de la vagina de estas mujeres (por donde entraba el virus) es diferente a la respuesta del cuerpo una vez que el virus ha entrado en el torrente sanguíneo. En el estudio se concluyó que una mejor forma de frenar el esparcimiento del VIH podría ser bloqueando la entrada del virus al cuerpo, antes que darle batalla una vez que lo ha invadido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *