El cuidado del esqueleto es fundamental para mantener una buena locomoción. No es correcto pensar que una vez está formado ya nada puede hacerse. Se ha demostrado que los hábitos y la alimentación inciden considerablemente en sus variaciones.

huesos

Escoja el deporte que más le convenga

Desde las formas sencillas como caminar o subir escaleras, hasta los deportes más elaborados como el tenis, o el montañismo y la escalada, sea cual sea su preferido, tenga presente que todos contribuyen a la producción de hueso y a la prevención de pérdida de la masa ósea.

 

Los lácteos como aporte de calcio

De forma paradójica, los países que más lacteos consumen son los que proporcionan mayores tasas de osteoporosis. Los expertos apuntan a que las causas están en la vida sedentaria y una dieta pobre en nutrientes.

 

La importancia de la vitamina D

  • Todas las células poseen receptores de vitamina D. Cuando nos exponemos a la luz solar producimos esta vitamina. En la actualidad pasamos demasiado tiempo en interiores, si no es durante el verano para exponernos de forma poco saludable.
  • Esta vitamina es preventiva de enfermedades autoinmunes, esclerosis múltiple, enfermedades cardiovasculares y tumores.
  • En los alimentos podemos encontrarla en pescados azules, yemas de huevo, hígado, etc…
  • Los suplementos de calcio deben combinarse con vitamina D para una mejor absorción y remodelado óseo.

 

La colaboración de la vitamina K

Actúa para que el calcio se mantenga en los huesos y no se disperse en articulaciones y arterias. Por ejemplo, en la aterosclerosis, la placa que endurece las paredes de las arterias contiene también depósitos de calcio.

Fuentes de vitamina K: Vegetales de hojas verde, aguacate, yema de huevo, leche entera, aceite de oliva, etc…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *