El cloruro es el principal anión del líquido extracelular. Un adulto normal posee unos 30 mEq de cloro por kg de peso corporal. Alrededor del 88 por ciento de ese total se encuentra en el líquido extracelular y el resto en el intracelular. La concentración en plasma es de 102 mEq/L; el nivel de cloruro en el líquido intersticial es algo mayor que en el plasma; la inversa ocurre con el sodio y el potasio. Las diferencias de este potencial eléctrico existentes a través de la membrana plasmática restringe el ingreso de cloruro a las células.

cloruro

La ingesta de cloruros es paralela a la de sodio, pues en su mayor parte el anión ingresa como sodio-cloro (NaCl). La excreción se realiza por orina, piel y materias fecales, siendo el riñón el principal órgano de eliminación.

En condiciones normales, los túbulos renales puede reabsorber la casi totalidad del cloruro presente en el filtrado. Después del sodio, el cloruro es el ión prevalente en el filtrado glomerular. En los dos tercios finales del túbulo proximal se reabsorbe a través de las uniones estrechas por un proceso pasivo impulsado por el gradiente químico y el arrastre del solvente agua.

También hay transporte transcelular; en la membrana luminal existe un intercambiador que ingresa cloruro desde el fluido tubular por un proceso activo secundario. El cloruro es transferido al líquido extracelular a través de la membrana basolateral por canales selectivos de cloruro y un cotransportador accionado por el gradiente de cationes de potasio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *