Un nuevo estudio sobre los suplementos dietarios de aceite de pescado evidencia que, de ser consumido durante el embarazo, podría reforzar el sistema inmune del niño a nacer. Se ha destacado en este estudio que, los bebés que adquirieran un resfriado, podrían superarlo de manera mucho más rápida y eficaz si la madre, durante el período de gestación, hubiera consumido 400 miligramos de algún suplemento que contenga ácido  acido docosahexaenoico (ADH), un ácido graso omega-3 que pertenece a la clase de nutrientes llamados ácidos grasos esenciales.

omega3

Según destacan los investigadores, el DHA es de suma importancia para el niño no nato o neonato, y las embarazadas deberían asegurarse de que están consumiendo lo suficiente, preferentemente de su fuente natural, el pescado; pero de no ser posible, mediante algún suplemento dietario.

Aunque los estudios sobre el ADH son relativamente recientes y todavía hoy se están investigando nuevas aplicaciones, se sabe que es parte esencial de la pared celular, del cerebro, del ojo y del sistema nervioso central y que su ingesta previene una larga lista de problemas de salud, especialmente de tipo degenerativo.

Además se conoce que los ácidos grasos omega-3 son eficaces para tratar diversas complicaciones del organismo o incluso patologías, sobre todo aquellas de carácter cardiovascular ya que, se ha demostrado experimentalmente, que el consumo de grandes cantidades de este compuesto, aumenta considerablemente el tiempo de coagulación de la sangre.

Algunas investigaciones también sugieren que, al ser consumido, existen beneficios en el cerebro y que algunas dosis, un tanto altas, podrían disminuir los efectos de la depresión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *