Épocas de estrés, rechazos amorosos, fracasos personales,  muchas son las ocasiones en que no sentimos con el humor por los suelos. Aunque lo normal es que pasemos este proceso en poco tiempo, las sensaciones que lleva consigo son bastante negativas e incómodas.

Añade o incrementa los siguientes alimentos en tu dieta habitual para realzar tus energías y humor.

Maíz

Gran remedio y de efecto inmediato. Revitaliza y rejuvenece a medio plazo, y en tan sólo media hora después de su consumo activa el cerebro y calma el nerviosismo. Indispensable para afrontar una situación difícil con optimismo.

Nueces

Nos beneficiarán por partida triple, dado que este fruto seco contiene zinc, magnesio y selenio, tres de los minerales que se indican habitualmente para aminorar un estado de tristeza o depresión.

Fresas

Como otros alimentos de color rojo (tomate, pimiento, remolacha, etc.), las fresas están teñidas por el color de la pasión. Estos alimentos estimulan al cuerpo y al cerebro y suponen un alivio natural contra la monotonía y la falta de ilusión.

Levadura de cerveza

Buen remedio rico en vitamina B, imprescindible para regular la energía del organismo y menguar la tensión. De su contenido en cromo también nos beneficiamos, dado que combate la falta de optimismo y la ansiedad.

Brócoli

De la misma forma que la col o la coliflor, el brócoli es una verdura muy indicada por su contenido en vitamina B6. El motivo es que este nutriente aumenta la serotonina, sustancia que está presente en nuestro cuerpo y se encarga de regular nuestro humor. Otras verduras de hoja verde contribuirán a mejorar el desánimo producido por el cansancio.

Jalea real

Utilizado muy a menudo por deportistas, este remedio de abejas se recomienda especialmente en ayunas y acompañado de un zumo de frutas natural. Notarás un incremento en tus condiciones físicas y en tu nivel de optimismo.

1 comentario

  1. carlos barreiro

    26 noviembre, 2013 a 11:49

    Interesante lo pondré en practica ya que mi carga de trabajo es muy grande y el cansancio físico y mental son demasiados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *