Las alteraciones en la forma o el tamaño de la orejas pueden crear una sensación de gran incomodidad para las personas, que incluso optarán por esconderlas debajo del peinado. La otoplastia o cirugía de la orejas puede ser una solución a este problema, la misma se puede realizar a una edad temprana, sin esperar el desarrollo del niño.

Otoplastia

En orejas demasiado grandes, es posible efectuar una reducción del tamaño de toda la oreja; y las orejas que están despegadas con respecto a la cabeza  pueden ser situadas correctamente; los lóbulos de las orejas en las que el agujero de los pendientes se han abierto demasiado o se han desgarrado (por el uso continuado de pendientes o traumatismos por arrancamiento de los pendientes) pueden ser reparadas mediante el cierre total del agujero, y posterior recreación pasadas unas semanas; en orejas que tienen el lóbulo demasiado grande en proporción con el resto de la oreja (muy frecuente en personas de avanzada edad), es posible disminuir el tamaño del lóbulo y puede llevarse a cabo durante la intervención de rejuvenecimiento facial mediante el lifting facial.

Para aproximar las orejas a la cabeza, la incisión se sitúa detrás de la oreja, junto al pliegue que forma la oreja con la cabeza, por lo que pasa desapercibida.

Existen diferentes técnicas para efectuar la otoplastia, algunas de las cuales se basan en el debilitamiento del cartílago de la oreja, que permite modificar su forma, y otras se basan en la aplicación de unos puntos de sutura para aproximar las estructuras. El objetivo de ambas técnicas es producir una oreja anatómicamente proporcionada y natural, restaurando o manteniendo los surcos y ángulos normales.

Después de la cirugía se aplicará un vendaje alrededor de la cabeza para mantener las orejas en la posición deseada y mejor resultado final de la intervención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *