De acuerdo con un nuevo estudio, aquellos pacientes que reciben quimioterapia suelen desarrollar coágulos sanguíneos una vez que son dados de alta del hospital.
Los esfuerzos para prevenir esta complicación tan común pero que pone en riesgo la vida en los tratamientos de cáncer deberían focalizarse en los pacientes ambulatorios, no en aquellos que aún se encuentran internados, según comentan los investigadores.

Pacientes-ambulatorios-de-cancer-con-mayor-riesgo-de-coagulos-sanguineos

Un coágulo sanguíneo, también llamado tromboembolismo, es una masa de glóbulos rojos, proteínas coagulantes y plaquetas que bloquean el flujo sanguíneo. Una vez que los pacientes de cáncer desarrollan un coágulo, son mucho más propensos a desarrollar más.
Uno de cada cinco pacientes desarrolla coágulos sanguíneos luego de un diagnóstico de cáncer y se estima que el número va en aumento.

Tras examinar a más de 18 mil pacientes con cáncer durante 4 años, los investigadores hallaron que del 5,6 por ciento que había desarrollado coágulos, el 78 por ciento eran pacientes ambulatorios.

Recientemente se ha dado voz de alarma en la comunidad médica para reducir intentar reducir los tromboembolismos. A este punto, los esfuerzos de salud pública han estado focalizados en pacientes internados. Pero esta nueva información sugiere que para reducir el peso del riesgo de tromboembolismos en los pacientes con cáncer, se deben hacer esfuerzos en la prevención para abarcar a los pacientes ambulatorios también.
Al hacer esto, dicen los investigadores, se reducirían los costos en el cuidado de la salud.

Problemáticas de salud pública a abarcar son métodos de educación para los pacientes acerca de la importancia en la prevención de los coágulos sanguíneos, y el mejoramiento del cumplimiento de los tratamientos para la prevención.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *