La sangre es un tejido que se renueva continuamente, y cuya mayor parte de células está producida por la médula ósea. Si una modificación genética sobreviene, el proceso de fabricación queda perturbado y algunos tipo de células se hacen más numerosas de lo normal, en detrimento de las otras. A este desarreglo lo llamamos leucemia.

an_iraqi_child_in_an_advanced_stage_of_leukemia

Hoy en día, su tratamiento ha hecho enormes progresos, y es objeto de numerosos programas de investigación que dejan entrever nuevas esperanzas de curación. Las leucemias son enfermedades raras, pero no son hereditarias ni contagiosas.

Las células sanguíneas se reparten en tres categorías: los glóbulos rojos; los glóbulos blancos, de tres tipo: los polinucleares, los monocitos, y los linfocitos; y las plaquetas.

Todas las células sanguíneas proceden de una misma población de células indiferenciadas que se llaman hematopoiéticas. Al multiplicarse, se diferencian y dan lugar a las células mieloides, y a las células linfoides.

¿Qué son las leucemias?

Las leucemias son tipos diferentes de cáncer de las células sanguíneas en formación, que provocan enfermedades diferentes en función del tipo de células afectadas. Proceden de un desarreglo de la hematopoiesis, es decir de la fabricación de las células sanguíneas de la médula ósea.

Estas enfermedades se caracterizan por un número excesivo de glóbulos blancos o leucocitos en la sangre, por razón de una proliferación anárquica de estas células, en diferentes estadios de su formación en la médula ósea.

Al cabo de cierto tiempo, estas células, más o menos atípicas, son tan numerosas en la médula ósea que terminan pasando a la sangre. También pueden invadir otros órganos, como el bazo o los ganglios.

1 comentario

  1. olga

    15 Marzo, 2011 a 0:24

    me gustaria saber mas sobre esta enfermedad ya que mi amiga lo tiene quisiera saber como ayudarla

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *