Apostar por la dieta mediterránea es un auténtico tesoro gastronómico beneficioso para ancianos, mayores y también niños. De hecho, en los primeros años de vida de cualquier ser humano, por tanto, en la infancia, debe producirse ese proceso de aprendizaje adecuado en relación con la alimentación.

alimentacion_bebe2

Los padres son un referente para los niños, por tanto, los adultos deben asumir la responsabilidad sobre la dieta equilibrada de cualquier niño. Es decir, cualquier niño debe de tener tres comidas principales a lo largo del día y dos comidas más ligeras como la merienda o el almuerzo.

Los niños deben tener una actividad física importante adecuada a cada edad y realizar deporte puesto que así también tendrán apetito para alimentarse mejor. Hoy día, muchos niños en edad escolar se quedan cada día a comer en el colegio. En este caso, los padres deberían estar informados sobre las características del menú escolar de sus hijos. Hoy día, muchos padres deciden que sus hijos se queden a comer en el comedor escolar ante la dificultad que implica la conciliación de la vida familiar y la realización de la jornada laboral.

En la dieta de cualquier niño no deben faltar los productos frescos que definen a la dieta Mediterránea. Además, a la hora de tener unos hábitos de alimentación saludable también es esencial el cumplimiento de unos horarios. Comer en familia es un verdadero regalo y un gesto de un hogar en el que existe un ambiente positivo.

Los adultos deben dar ejemplo a los niños en pautas de alimentación, por tanto, los padres deben mostrar a sus hijos mediante su actitud que es necesario comer de todo y disfrutar del sabor infinito de los alimentos para disfrutar del placer de la buena mesa. Con estos sencillos consejos verás que no es difícil apostar por una cocina saludable también para los niños. De hecho, los más pequeños de la casa también pueden colaborar con la mamá o el papá en la preparación de los alimentos como si se tratase de un juego.

1 comentario

  1. victoria-alimentacion infantil

    1 julio, 2012 a 16:14

    Estoy de acuerdo contigo, para que nuestros hijos se acostumbren a comer de un modo sana, tenemos que dar ejemplo los padres… que nos vean comer de todo (verduras, frutas, legumbres, proteinas, hidratos de carbono…) todo en su justa medida.
    No podemos exigir a nuestros hijos que coman ciertos alimentos cuando ni siquiera nosotros mismos lo hacemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *