La pérdida de peso puede ayudar a las personas que tienen sobrepeso a dormir mejor por la noche, según un nuevo estudio. Y la calidad del sueño parece mejorar si la pérdida de peso se consigue a través de la dieta sola o mediante la combinación de dieta con el ejercicio, según investigadores de la Universidad Johns Hopkins.

perderpeso

“Encontramos que la mejora en la calidad del sueño se asoció significativamente con la pérdida de peso en general, especialmente de la grasa del vientre”, dijo en un comunicado de prensa el autor principal del estudio, Kerry Stewart, profesor de medicina de la Universidad Johns Hopkins.

 

En el estudio participaron 77 personas con sobrepeso u obesos con diabetes tipo 2 o pre-diabetes. Los participantes fueron divididos en dos grupos: los que hicieron dieta para lograr la pérdida de peso y los que hicieron dieta y ejercicio también.

 

Los participantes también completaron un estudio de sueño al principio y al final del estudio. En la encuesta, proporcionaron información sobre las dificultades para dormir, tales como apnea del sueño, somnolencia diurna, insomnio, así como el exceso de sueño o sueño sin descanso. Los investigadores también midieron la grasa del vientre de los participantes y el índice de masa corporal (una medida basada en la altura y peso) al principio y al final del estudio.

 

En el transcurso de seis meses, 55 personas completaron el estudio. Ambos grupos perdieron un promedio de alrededor de 15 libras y también perdió cerca de un 15 por ciento de la grasa del vientre, según hallaron los investigadores.

 

El estudio también reveló que todos los participantes durmieron mejor para el final del estudio, ambos grupos con la mejora de la calidad del sueño por igual en un 20 por ciento.

 

“El ingrediente clave para mejorar la calidad del sueño de nuestro estudio se observó ser la reducción en la grasa corporal total y en particular, la grasa del vientre, no importaba la edad o el sexo de los participantes o si la pérdida de peso vino de la dieta sola o de la dieta más ejercicio”, explicó Stewart en el comunicado de prensa.

 

Los autores del estudio señalaron que la calidad del sueño adecuado es importante para la salud tanto física como mental. Las interrupciones en el sueño puede aumentar el riesgo de presión arterial alta, ataques al corazón, derrame cerebral y ritmo cardíaco irregular. Y el riesgo para los trastornos del sueño es mayor para las personas que sufren de obesidad, señalaron los autores.

1 comentario

  1. silvia rebuffi

    14 marzo, 2013 a 0:52

    excelente, a mi me paso ya llevo 8 kg menos y duermo mejor………….

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *