Los pacientes que sufren de anorexia nerviosa, un trastorno alimenticio que se caracteriza por la auto-privación de la ingesta de alimentos, pueden tener una verdadera pérdida del volumen cerebral, pero una nueva investigación sugiere que, con un tratamiento especial, los pacientes adultos pueden volver a ganar la materia gris que perdieron por las implacables dietas.

La anorexia implica un riesgo importante para diferentes partes del cuerpo, incluyendo el cerebro. En el estudio reciente, se midieron los déficits de volúmenes cerebrales entre aquellos pacientes bajos en peso por dicha enfermedad para evaluar si la disminución es reversible mediante la restauración de peso a corto plazo.

Se condujeron escaneos por resonancia magnética a los cerebros de 32 mujeres adultas diagnosticadas con anorexia, como así también el de 21 mujeres sanas. Las pacientes con anorexia mostraron tener un menor volumen cerebral que las sanas, y aquellas que habían luchado contra el trastorno durante más tiempo eran quienes más déficit tenían en el volumen de la materia gris.

Pero la buena noticia es que cuando las mujeres con anorexia nerviosa recibieron un tratamiento en una unidad especializada para los trastornos alimenticios, lo cual les ayudó a ganar un peso normal, los déficits en el volumen cerebral comenzaron a revertirse durante el curso de tan solo algunas semanas de ganancia de peso.

Sin embargo, aún hay mucha investigación por llevar a cabo. Todavía no se tiene una idea muy clara de las implicaciones clínicas de esta reducción de volumen cerebral, y tampoco de cuáles son las áreas del cerebro afectadas con esta problemática.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *