La periostitis es una afección bastante frecuente en deportistas profesionales como amateurs. Esta patología se produce cuando se daña o inflama el tejido conectivo alrededor de los huesos causados generalmente por una lesión deportiva como es un traumatismo.

La periostitis tibial es una inflamación del periostio, que generalmente afecta a la zona distal y medial de la tibia, también conocida como espinilla. La inflamación produce un  dolor gradual, muy intenso con una sensación es que “la tibia arde”, que aparece cuando corremos y que al ceder el ritmo o en reposo se mitiga.

También la repetida y excesiva presión sobre los huesos puede generar esta patología.

periostitis

Los deportistas con mayor riesgo de sufrir periostitis son:

-jugadores de fútbol

-corredores y maratonistas

-realizan saltos

-senderismo

 

Los síntomas de la periostitis son:

-dolor agudo en la zona interna de la pierna

-inflamación en cercanías al hueso afectado

-calambres

 

Los factores de riesgos de la periostitis son:

-correr con intensidad frecuentemente

-entrenamientos y actividad física de alto impacto

-tener pie plano

-práctica de deportes donde se salta, se producen caídas

-uso de calzado inadecuado en la práctica deportiva

 

En los casos más simples suspendiendo por unos días el ejercicio se logra controlar el dolor y evitar que empeore esta afección. También se suelen recetar antiinflamatorios y hielo para bajar la inflamación. Solo en el menor porcentaje se requiere de cirugía cuando la periostitis es grave. Se debe evitar correr en superficies muy duras si se padeció periostitis para no volver a lesiones al tejido conectivo.

Una opción más natural y recomendable es la toma de Glucosamina y Condroitina, siendo antiinflamatorios naturales y reconstituyentes

Es importante consultar al médico para que determine cuando se sospeche que se padece de periostitis. Debe tratarse esta patología para que no empeore con el tiempo.

Si los deportistas sienten un dolor diferente al normal luego de realizar deporte se debe acudir al médico así como cuando hay inflamación aunque sea poca.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *