Un estudio sugiere que un gen puede ser responsable de la aversión de los niños a los sabores amargos. Hay dos variantes del gen, uno es de sensibilidad amarga y el otro no lo es. Cada persona llevaría dos de estos genes en su ADN. Si uno o ambos de los genes son de la variedad de sensibilidad amarga, esa persona sería más propensa a rechazar los sabores amargos.

ninos vegetales

El estudio realizado en Philadelphia tomó como muestra a 143 niños con sus madres y más del 79 por ciento de los niños tenían una o dos copias del gen amargo presente, llamado TAS2R38. La presencia del gen de la sensibilidad amarga había tenido un impacto mayor en las preferencias alimenticias de los niños que de  sus madres. Los gustos de las madres en los alimentos estarían más influenciados por el tipo de comida propia de cada etnia que por su composición genética. En cierto sentido, las madres crecieron y se alejaron de su aversión a los alimentos amargos. Los alimentos étnicos tuvieron poco impacto en los niños que tenían los genes de sensibilidad amarga.

Si este estudio se generalizara, entonces el 80 por ciento de los niños no van a estar encantados de comer brócoli y coliflor porque los vegetales tienden a ubicarse en el lado amargo. Puede ser difícil convencer a los niños de comer más vegetales si son demasiado sensibles a los sabores amargos.

Este estudio puede ayudar a entender por qué los niños no les gustan las verduras, pero es importante recordar que las verduras siguen siendo una parte importante de una dieta sana y equilibrada. Sólo hay que encontrar la forma de que los platos no sólo sean saludables sino también atractivos para los niños.

2 comentarios

  1. nachi

    27 diciembre, 2012 a 21:07

    no me gusta el coliflor el brocoli si =)

  2. veronica CRUZ

    13 febrero, 2014 a 16:39

    AMI HIJA NO LE JUSTA COMER NINGUNA CLACE DE COMIDA Q PUEDO HACER…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *