Gran parte de la población, sin importar sexo y edad, padece mareo cinético. Se caracteriza por la pérdida del sentido de equilibrio, controlado por el oído interno. Si el movimiento, la posición del cuerpo y la aceleración no se corresponden correctamente es cuando se pierde el equilibrio y la orientación. Es entonces cuando aparecen los síntomas como mareos, náuseas, vómitos o vértigo.

biodramina-infantil

Los ancianos, las mujeres y los niños son los más propensos a marearse en los coches. En especial los más pequeños de la casa porque su sistema nervioso no está del todo desarrollado. A los bebés no les suele afectar, en cambio los niños de más de un año son los más propensos a los mareos.

Debemos conocer bien los  síntomas del mareo en niños para intentar pararlo a tiempo. Si está cansado, disperso, bosteza, produce más saliva, suda o le duele la cabeza, es muy probable que se esté mareando y si no reaccionamos a tiempo, comience a sentir un mal estar y náuseas que probablemente acabarán en vómitos.

Consejos para los conductores

Algunos factores que pueden producir al mareo se encuentran en el propio interior del coche. Es muy importante que el coche esté fresco, limpio y con buena ventilación.

Es imprescindible realizar paradas de manera habitual para que los niños puedan bajar del coche, airearse y recuperar la coordinación y el equilibrio al caminar.

Una buena conducción es vital. Es muy importante conducir con suavidad y evitar los volantazos, dar tirones y frenazos o tomar las curvas de forma brusca.

También es importantísimo no ejercer ningún tipo de sugestión en los niños, que tanto influye en el mareo cinético. No se debe agobiar a los niños preguntando constantemente si se marean, ya que podemos crear el efecto contrario.

Consejos para los niños

Es muy recomendable que realicemos el viaje en sus horas de sueño, así podrá pasar más tiempo dormido en el coche y no sufrir tanto los síntomas.

No es conveniente que haya comido mucho y hay que evitar los líquidos, que son más fáciles de devolver.

La mejor posición para colocar al niño en el coche es en el asiento central que es el que menos se mueve y por tanto, el que menos notará los cambios de orientación y equilibrio.

Mantener la mirada hacia el frente y mirando al horizonte es un recurso muy bueno para niños un poco más mayores y para los más pequeños si los entretenemos durante el viaje no estarán tan pendientes de los mareos. Es importantísimo que no lea o juegue a la videoconsola ya que son dos actividades que facilitan mucho al mareo, ya que requieren un alto grado de concentración visual.

Seguir todos estos consejos ayudará a combatir los mareos y vómitos de los niños durante los viajes en coche, también se recomienda algún medicamento como anticipación al viaje entre 15 minutos y una hora, como podría ser la Biodramina Infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *