5 de 1 valoraciones

El material que utilizamos para cocinar suele desprender pequeñas partículas que van directamente a la comida que más tarde consumimos. Las ollas y cacerolas de aluminio, por ello, generarán desprendimientos de aluminio. Algunos de los metales que se usan para cocinar, sin embargo, son más nocivos que otros. Está comprobado que el aluminio no es uno de los elementos más recomendables para cocinar nuestros alimentos.

El exceso de aluminio que podemos ingerir al consumir alimentos preparados en ollas y cacerolas de aluminio está directamente asociado a la aparición de enfermedades como el mal de Alzhéimer y el cáncer de mama. Estos elementos pueden generar depósitos y bloqueos en distintas partes del cuerpo ocasionando graves problemas de salud. La intoxicación con aluminio y otros metales pesados es otro de los riesgos a los que se expone una persona al cocinar con este elemento.

Recientemente se publicaron estudios en los que se demostró la forma en la que el aluminio puede dañar de forma directa el ADN de todo tipo de formas vivientes. En el caso de las mujeres, el consumo de aluminio en forma de desprendimientos de componentes en utensilios está asociado al cáncer de mama por una razón en especial. El aluminio es un metal que se mimetiza con el estrógeno y tiende a depositarse en la zona axilar de las mujeres (uno de los lugares en los que se puede desarrollar el cáncer de mama).

 

Como alternativa a las ollas y cacerolas de aluminio se sugiere la incorporación y el uso sistemático de elementos de acero inoxidable y hierro (estos últimos son los mejores). En algunos casos también puede ser útil cocinar en superficies de vidrio templado, barro o cerámica que soporte altas temperaturas. Asimismo, es bueno descartar el uso de productos y alimentos con envases que en su interior tengan aluminio.

7 comentarios

  1. Henaozpa

    2 diciembre, 2011 a 15:54

    no lo sabia, es muy interesante este tipo de información para mejor y por supuesto tener mayor cuidado a la ora de preparar los alimentos.
    excelente artículo.

  2. Tusexologa.es

    3 diciembre, 2011 a 20:04

    Excelente consejo, y además, sería conveniente evitar ciertos productos comestibles, que contienen, como parte de sus ingredientes, ese metal, el aluminio. Directamente lo estas consumiendo, con el riesgo que eso conlleva como bien está explicado en el articulo.

  3. Maria Ester Suarez

    6 diciembre, 2011 a 2:43

    quiero saber que contrariedades puede ocacionar al cocinar con ollas de teflón , las llamadas ollas esem y esas tambiÉn que tienen un revestimiento interior de un material negro y no se pega la comida. gracias

  4. mila

    12 julio, 2012 a 14:17

    a mi x el tema de alergia al niquel y sales de niquel me han dado un papelito en el hospital que tengo que cocinar en aluminio,de hecho me ha sido dificil comprar xq no hay,¿que debo hacer,cocino een aluminio o no?

  5. Alfredo Fonré

    10 octubre, 2014 a 18:35

    Al óxido de aluminio de esas antiguas ollas (que deberían ser prohibidas definitivamente) se suman los desprendimientos tóxicos de los revestimientos de teflón. Las únicas recomendables son las de acero inoxidable con su aleación al 100% y las nuevas sartenes y ollas de cerámica (no las de pintura) que no desprenden tóxicos.

  6. Andrès

    18 julio, 2016 a 3:16

    Es cierto que el Al 0 se oxida a Al+3 y forma Al2O3 y luego en medio acuoso forma Al(OH)3 , que precipita. porque tiene un Kps de 5 x 10 EXP -33 . Pero que pasa luego ?? que reacciones ocurren al entrar en el organismo ?? Es la informaciòn que busco. Saludos, gracias

  7. Elvira

    8 septiembre, 2017 a 8:48

    Hasta donde yo sé, es altamente improbable que cocinar en ollas de aluminio genere residuos en cantidad suficiente como para hacer peligroso su uso, solo sería peligroso para alguien con problemas en su eliminación. Se ingiere mucho más aluminio a tomar, por ejemplo, cualquier antiácido (almax, por ejemplo), está presente en el agua, pasta de dientes, y muchisimos otros medicamentos y no se hace referencia a ello en este blog ( ¿Podría ser porque eso sí se vende en farmacias?).
    Por otro lado el acero inoxidable también genera residuos, o los utensilios de barro, o el teflón… y respirar. Es bueno analizar científicamente las consecuencias de nuestros hábitos e informar, hay muchos estudios que relacionan la acumulación de aluminio en el organismo con enfermedades (también de otros metales pesados), pero no he manejado ninguno que culpe de ello a las ollas (sí a fármacos o al agua con alto contenido en aluminio, como en el estudio de The Lancet 1989)
    Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *