Los infantes que son sometidos a procedimientos quirúrgicos que requieren anestesia total en sus primeros dos años de vida podrían encontrarse en un mayor riesgo de desarrollar un desorden conocido como déficit de atención con hiperactividad (ADHD) a medida que crecen.
Un nuevo estudio llevado a cabo en Minnesota halló que de los 5.357 niños nacidos entre los años 1976 y 1982, los que habían sido sometidos a al menos dos cirugías antes de su segundo cumpleaños tenían casi un doble de posibilidades que sus pares a desarrollar ADHD para la edad de 19 años.

Los infantes que habían sido sometidos a dos o más experiencias con anestesia total tenían un 17,9 por ciento más de posibilidades de desarrollar ADHD.
Mientras más tiempo un niño se había encontrado inconsciente, mayor era el riesgo de ADHD, lo que sugiere que incluso varias exposiciones cortar a la anestesia podrían aumentar el riesgo de desarrollar este desorden.
De todas maneras, los especialistas que llevaron a cabo este estudio hacen hincapié en que los padres no deberían preocuparse excesivamente si su niño requiere de anestesia general. Todo lo que se puede decir es que no se puede excluir que esto pueda ser un problema, aunque no se haya podido probar una relación de causa y efecto.

Muy pocos niños pequeños son sometidos a una cirugía que requiera anestesia total, y aquellos que lo son padecen de condiciones médicas serias que no pueden ser ignoradas.
Estos hallazgos no deberían disuadir a los padres o médicos de aprobar una cirugía necesaria. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *