Investigadores alegan haber encontrado evidencia de que los suplementos de vitamina D para las mujeres embarazadas en los países más fríos y más oscuros del mundo podrían ayudar a evitar la esclerosis múltiple (EM) en sus hijos.

El hallazgo se suma a un creciente cuerpo de trabajo que muestra una relación entre bajos niveles de vitamina D y la enfermedad debilitante, donde se estima que el sistema inmunitario ataca las fibras nerviosas del propio cuerpo.

embarazo

 

Analizando datos sobre más de 150.000 pacientes con EM nacidos en lugares del norte a 52 grados sobre el Ecuador, se reveló un mayor riesgo para los niños nacidos en abril – un mes precedido por un largo período sin luz solar.
Del total, 13.300 niños habían nacido en abril en comparación con 11.600 niños en noviembre – un mes de menor riesgo después del verano en el hemisferio norte, según dijeron los investigadores británicos. El mes de nacimiento tiene un efecto significativo sobre el riesgo posterior de padecer EM. Esto es probable que sea debido a la exposición a la luz ultravioleta y los niveles maternos de vitamina D. Sin embargo, también podría ser debido a cualquier factor que varía de una manera similar estacional y latitudinal.

Supuestos vínculos entre la deficiencia de vitamina D y un mayor riesgo de muerte, incluyendo enfermedades del corazón y ciertos tipos de cáncer, han sido objeto de la investigación médica durante varios años. Los investigadores también se han centrado en su posible papel en la EM.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *