Los cambios sociales son constantes y frecuentes. Los cambios afectan a todas las disciplinas de la vida. Por ejemplo también afecta al deporte. En este sentido, existe una práctica muy habitual en nuestros días que se conoce con el nombre de antigravity. ¿Qué es y qué beneficios produce este deporte? En sentido estricto, el antigravity reúne ingredientes de otras disciplinas como, por ejemplo, el pilates, la danza, el yoga y la gimnasia acrobática. Por tanto, el antigravity es una actividad muy completa que contribuye al bienestar físico y emocional de la persona.

Anti_Gravity_Yoga_Inversion_Swing_Totally_Blue
De hecho, los beneficios que produce esta práctica de origen reciente son muchos y variados. Por ejemplo, es esencial para revitalizar el sistema circulatorio puesto que el sujeto experimenta posturas invertidas. De este modo, llega sangre a algunas partes del cuerpo como por ejemplo, la cabeza. Algo que produce efectos especialmente positivos para estudiantes o para trabajadores que desempeñan una elevada función intelectual en su rutina laboral diaria puesto que el antigravity favorece la concentración y el silencio. Por tanto, es un refuerzo esencial de la capacidad intelectual del ser humano.
A nivel físico, el antigravity también es muy útil para recuperar la flexibilidad física y la elasticidad. Se trata de una práctica que está de moda en nuestros días puesto que aporta un elevado nivel de satisfacción interior en todos aquellos que se atreven a vivir en contacto con el deporte y la salud. La flexibilidad es esencial para poder tener una vida saludable. Pero la elasticidad debe trabajarse puesto que una vida sedentaria, por ejemplo, produce el efecto contrario. Es decir, causa cansancio, agotamiento, pereza y apatía.
Además, cualquier edad es positiva para realizar ejercicio en mayor o menor medida. De hecho, muchas personas mayores se animan en nuestros días a realizar algún tipo de cavidad física para poder disfrutar de calidad de vida óptima también en la vejez.

1 comentario

  1. moda

    27 enero, 2011 a 16:06

    por muchos años he escuchado que “la moda no incomoda”. Creo que no es totalmente cierto: hay tendencias muy extremas…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *