Los accidentes constituyen la causa más frecuente de mortalidad en niños. En la mayoría de los casos de accidentes la causa es producto de la desinformación, imprevisión o franca negligencia de los adultos.

accidentenino

Dentro de los accidentes ocasionados muchos resultan fatales produciendo la muerte del niño. Así mismo, los que no ocasionan la muerte, pueden dejar secuelas irreparables u otras que requieren de  largos periodos de recuperación, que implican un gasto económico y social considerable, además de un desgaste emocional y psicológico que alcanza a toda la familia.

Por tal motivo a continuación se detallan algunos consejos para evitar este tipo de accidentes.

Es primordial evitar situaciones donde: los mangos de utensillos de cocina asomen de la mesada o cajones mal cerrados, cubiertos y elementos cortantes estén a la vista de niños, artefactos eléctricos, envase de productos de limpieza o tóxicos, comidas y líquidos calientes al alcance de la mano, enchufes sin cobertor. También es importante evitar los ahogamientos por sumersión en el baño, intoxicaciones por monóxido de carbono por estufas o calefón, traumatismos por caídas, quemaduras con agua caliente o calefactores, electrocución al manipular secadores de pelo, evitar armas, tijeras, fósforos en los cajones de mesas de luz, controlar los ventiladores no dejándolos al alcance de los niños.

A su vez en balcones y terrazas hay que evitar las caídas por barandas flojas, baldosas levantadas o rotas. En el patio o jardín hay que protegerlos de herramientas de jardinería, tendederos y sogas, a la vez hay que tener sumo cuidado con las plantas por el riesgo de toxicidad y en piletas se debe evitar los ahogamientos.

En lo que respecta a la calle es importante sujetar fuerte la mano del niño, abrocharle el cinturón de seguridad en vehículos y que nunca viajen adelante; en motos y bicicletas usar cascos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *