Cada vez son más las personas que resultan infectadas por el virus de la hepatitis B, desarrollando la enfermedad producida por el mismo que se caracteriza por una necrosis hepatocelular e inflamación en el hígado.

HepBmap

Entre las vías de transmisión, la más frecuente es el contacto sexual, y quienes más expuestos suelen estar son los adolescentes, ya que muchas veces, los métodos de prevención sexual que utilizan, no son los adecuados para evitar este tipo de infecciones.

La forma aguda de la enfermedad ha tenido un recrudecimiento en algunos países, siendo sus causas probables la mayor oferta sexual, sumado a la creencia popular de que las medidas de prevención contra el HIV son suficientes para evitar el virus B cuando en la práctica no lo son.  El uso del preservativo disminuye las posibilidades de contagio pero no lo impide ya que puede haber transmisión del virus B a través de la saliva.

Para combatir esta problemática, los especialistas sugieren la vacunación contra el virus, que en algunos países ya se encuentra dentro del calendario obligatorio pero, por el momento, varias generaciones han sido excluidas de esta nueva reglamentación, y son aquellas que quizás estén en mayor riesgo de contagio.

La hepatitis B crónica es considerada una epidemia silenciosa por lo que es fundamental que la población general tome conciencia sobre la misma.

Usualmente cuando el paciente llega al médico, lo hace en un estadio avanzado de la enfermedad y este tiene que lidiar directamente con las complicaciones, muchas de las cuales pueden ser abordadas únicamente con trasplante.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *