Los broncoespasmos son una de las afecciones más comunes durante el invierno. Los broncoespasmos se producen por una obstrucción en los bronquios por la inflamación de la mucosa interna de este órgano la cual es momentánea no permanente aunque si puede ser recurrente.

Al haber menos espacio en los bronquios se dificulta respirar ya que llega menos aire. Los niños suelen ser los más afectados por los broncoespasmos en la estación del otoño-invierno.

broncoespasmos

Factores que actúan en la predisposición a padecer broncoespasmo:

-condiciones ambientales como alta humedad, humo de cigarrillo, polvo, ácaros entre otros

-circunstancias emocionales

-presencia de alergias e infecciones respiratorias

-antecedentes familiares

 

Síntomas del broncoespasmo: 

-agitación al respirar

-tos seca

-fiebre

-malestar

-palidez

-coloración azulada en los labios

 

Consejos para prevenir broncoespasmos:

-Evitar el contacto con ambientes donde haya humo, hongos, demasiada humedad, polvo ya que favorecen la aparición de los broncoespasmos.

-Realizar nebulizaciones ayuda a despejar los bronquios y que el niño pueda respirar mejor.

-La vacunación contra la gripe ayuda a reducir la aparición de las infecciones respiratorias y por ende los boncoespasmos. Si el médico lo autoriza se debe vacuna al niño.

Es importante no asustarse si el niño tiene los síntomas de los broncoespasmos pero si llevarlo al médico.

Esta afección no suele ser grave y el tratamiento es realmente efectivo para resolver los broncoespasmo.

Hay niños que tienen mayor predisposición de padecerlos por lo que se puede repetir varias veces durante el año y con mayor probabilidad en el invierno. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *