La celulitis no ofrece ningún tipo de peligro para la salud, mientras que el exceso de peso sí que puede serlo. La celulitis es una afección que soportan algunas mujeres porque son antiestéticas y no se adaptan en absoluto a los cánones de belleza que hoy en día se imponen en nuestras sociedades modernas, donde la piel lisa y la delgadez son de referencia. De ahí la importancia del mercado por incluir la celulitis en el campo de la estética: como los métodos milagrosos para desprenderse de ella.

celulitis

Medir la celulitis

Existen diferentes métodos para evaluar la celulitis:

La ecografía: indica el espesor de la capa de grasa. De esta forma se puede conseguir una foto de la propia celulitis.

El densiómetro: indica los porcentajes de masa grasienta y de masa magra.

El metro (para medir la talla de la cintura): es un método más barato y tradicional.

En cualquier caso, se sabe que se tiene celulitis, por que se ve, y se siente. Entonces, ¿para qué pagar por algo que es evidente?

La prevención de la celulitis comienza a una edad muy temprana. Una adolescente que camina y hace deporte: bicicleta, natación, surf, esquí, equitación, carrera, tenis, baile…, no suele tener problemas de grasa acumulada en la zona de las caderas.

Esta misma adolescente está delgada porque se alimenta de manera equilibrada, no come azúcar, ni bebidas azucaradas. Pero, es el mismo caso que el de una mujer joven. La gran mayoría de las mujeres que no tienen celulitis es debido a una alimentación equilibrada, un peso normal, y una actividad física regular y cotidiana que moviliza la parte baja del cuerpo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *