Los trastornos en la voz generalmente están causados por laringitis, una inflamación de la zona donde se encuentran las cuerdas vocales, provocada por un resfriado, por forzar las cuerdas, por inhalar sustancias tóxicas o irritantes o por el consumo de tabaco o de alcohol.

La inflamación puede tener complicaciones que lesionen las cuerdas vocales, ya sean pólipos o granulomas.

La laringitis remite en unos días, pero debido a las tareas propias de ciertas profesiones que requieren utilizar la voz, puede tardar más tiempo o adquirirse más riesgo de contraerla.

laringitis

Disfonía y afonía

La afonía consiste en la pérdida total de la voz, mientras que la disfonía se refiere a episodios en los que hay cierta dificultad para hablar porque los sonidos que se emiten no son regulares, cambian el tono o su calidad (ronquera) o suenan débiles.

 

Recomendaciones

  • No fume. Aproveche la enfermedad para abandonar el hábito.
  • Beba mucho líquido
  • Evite las bebidas a temperaturas extremas
  • El uso de un vaporizador que humedezca el ambiente puede mejorar los síntomas
  • Evite hablar más alto que el nivel de ruido que le rodea
  • Evita hablar durante los esfuerzos físicos
  • Tenga paciencia porque el proceso de curación puede durar días
  • Los descongestionantes nasales resecan las cuerdas vocales y provocan irritación.
  • Procure reposar la voz y hablar lo menos posible.
  • Hacer gárgaras no tiene ningún efecto significativo de mejora, aunque momentáneamente puede ayudar a calmar la irritación.

 

Debe acudir al médico cuando…

  • note dificultad para respirar
  • esté afónico con frecuencia o su ronquera dura más de dos semanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *