Las personas obesas no solo se encuentran en mayor riesgo de padecer de fibromialgia, también son más propensos a experimentar síntomas más severos de la condición, como dolor crónico, fatiga, disturbios en el sueño y trastornos del ánimo.

Hallazgos de un nuevo estudio sugieren que las estrategias para la pérdida de peso deberían ser acompañadas por planes de tratamientos para pacientes con sobrepeso con fibromialgia, un síndrome caracterizado por dolor musculoesquelético por todo el cuerpo que afecta principalmente a las mujeres y no tienen ninguna cura conocida.

Se ha observado una asociación entre el índice de masa corporal y la severidad de los síntomas y la calidad de vida en los pacientes con fibromialgia.
El estudio en cuestión ha sido el primero en observar distintos grupos de pacientes obesos y determinar cómo el peso se correlaciona con los niveles de los síntomas y la calidad de vida.

Al conducir dicho estudio, los investigadores examinaron el índice de masa corporal (una medida que toma en cuenta la altura y el peso) de 888 pacientes con fibromialgia. Un índice de masa corporal de 30 o más se considera obesidad, y alrededor de la mitad de los pacientes entraban en esta categoría.
Los pacientes tuvieron que contestar preguntas sobre sus síntomas de fibromialgia y la habilidad para funcionar en las actividades diarias. El equipo de investigación halló que a medida que el peso de pacientes aumentaba también lo hacía la severidad de los síntomas. Mientras tanto, su calidad de vida disminuía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *