La planta de origen asiático se cultiva hoy en múltiples zonas calidas de la geografía mundial. No solo su fibra textil nos ofrece posiblidades de aprovechamiento. Sus propiedades medicinales ya eran conocidas hace siglos. De ella se utilizan la corteza de su raíz joven, la pilosidad de su fruto y en menor proporción las hojas y las flores.

El algodón hidrófilo de uso sanitario contiene más de un noventa por ciento de celulosa pura.

En la antigüedad se utilizaban los pimpollos machacados y disueltos en agua contra las picaduras de alacrán, víbora y animales venenosos. El tallo se pulverizaba para curar las llagas.

algodon

La corteza de la raíz del algodón

  • Contiene entre otros resinas, grasas fijas, azúcares, gomas, taninos, clorofila, ácidos salicílico y fenólico y aceites esenciales.
  • Sus principios activos están en las cortezas jóvenes, pues las más viejas no tienen uso medicinal.
  • Entre sus propiedades más conocidas se encuentra la inductora del parto. En dosis elevadas puede ser abortiva.
  • Indicada en atonía uterina, amenorrea y dismenorrea.
  • Recomendada en astenia sexual, impotencia y frigidez

 

Como anticonceptivo

  • Recientes estudios realizados en China, ofrecen como resultado la acción inhibidora de la espermatogénesis de un componente presente en la corteza de la raíz del algodón y también en el aceite de semillas del algodón.
  • 20 mg. de esta sustancia (gossypol) inhiben la formación de espermatozoides durante unos dos meses.

 

Semillas, hojas, flores.

  • Usados como emolientes se recomiendan en casos de disentería.
  • Las semillas tienen propiedades contra la fiebre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *