Desde su delicioso aroma hasta su textura suave y sedosa, el aceite de almendras tiene una variedad de beneficios para la salud que ayudarán a tu cuerpo de adentro hacia afuera. La mayoría de las personas son conscientes de los beneficios de salud por comer almendras, pero el aceite de almendras ofrece beneficios incluso más increíbles.
Los aceites esenciales de cualquier tipo se realizan exprimiendo la fuente de origen hasta extraer sus aceites naturales. Esto significa que los aceites son puros y no tienen ninguna fuente de efectos adversos. La única cuestión a tener cuidado al utilizar el aceite de almendras es la alergia a las mismas, y si se es alérgico a los frutos secos, habrá que mantenerse al margen.

almendras

El aceite de almendras se ha utilizado durante miles de años, y fue introducido por el ayurveda hace más de 5.000 años atrás. En la India, aquellos especializados en ayurveda comenzaron a usar el aceite de almendras para ayudar en casi todo tipo de condición de la piel, así como en tratamientos de relajación.
El aceite de almendras está cargado con vitaminas y minerales que son buenos para la superficie del cuerpo. La vitamina E es la vitamina más prevalente encontrada en el aceite de almendras, y también contiene cantidades ricas de calcio y magnesio.

El aceite de almendras hace maravillas para aliviar los efectos de la sequedad de la piel y el picor, incluso cuando es causado por enfermedades de la piel tales como el eczema. El aceite es calmante e hidrata al instante incluso las pieles más secas.
Poca gente sabe que el aceite de almendras en realidad puede ser de gran ayuda en la eliminación de las antiestéticas ojeras.

Estas son algunas de las propiedades y usos:

  •  Hidrata la piel en profundidad
  • Es apto para pieles sensibles y de bebés
  • Previene la aparición de estrías
  • Calma las irritaciones cutáneas
  • Mejora la elasticidad de la piel
  • Nutre la piel sin llegar a obstruir los poros
  • Alivia el prurito o picor
  • Cuida las puntas del cabello estropeado y quebradizo
  • Contiene ácidos grasos esenciales que cuidan y protegen la piel
  • Tiene efecto antiinflamatorio gracias al zinc que posee.
  • Suaviza las marcas en la piel como por ejemplo las cicatrices.
  • Combate el estreñimiento (vía oral, asegúrate de que el aceite es apto para uso interno)
  • Retrasa la aparición de arrugas (flacidez, patas de gallo…)
  • Ejerce acción antioxidante sobre la piel debido a su contenido en vitaminas A y E
  • Mejora los eccemas, psoriasis y piel muy seca y escamada.

Para el cuerpo se recomienda aplicar el aceite de almendras dulces después de la ducha mediante un masaja de movimientos circulares y ascendentes. Para aplicarlo directamente sobre el cabello sólo tienes que echar 1/3 de cucharadita de aceite en la palma de la mano y frotar con la otra, para extenderlo sobre las manos, y luego iremos aplicando el aceite sobre el cabello, en especial sobre las puntas e intentaremos repartirlo homogéneamente,

 

Os dejamos este link donde podeis ver gran cantidad de aceites de almendras dulces en diferentes formatos, precios y marcas, pulsa aquí: Ver aceites de almendras dulces

1 comentario

  1. Elba Nieves

    23 enero, 2015 a 6:32

    muy buen artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *