Con el natural avance de la edad en los hombres, el organismo llega a cambiar radicalmente, presentándose determinadas anomalías que pueden ser consideradas como una enfermedad debido a la forma de mostrarse en algunas partes del cuerpo humano. Una de estas anomalías es conocida como la hiperplasia benigna de próstata, o simplemente conocida como la HBP.

La presencia de la hiperplasia benigna de próstata no es perceptible ni notoria para quien la padece, razón por la cual se requiere de un examen médico especializado que pueda detectar dicha anomalía; de manera general, esta enfermedad presenta un agrandamiento en la glándula prostática, la cual no necesariamente tiene que ser cancerígena pero que sin embargo requiere de gran atención para evitar males mayores, más aún si las personas han llegado a una edad avanzada.

Causas para la presencia de la hiperplasia benigna de próstata

Tal como mencionamos antes, la hiperplasia benigna de próstata es un agrandamiento no cancerígeno de la próstata, siendo provocado en muchas de las veces por:

  • El avance natural de la edad del hombre.
  • El envejecimiento de la glándula.
  • La presencia de andrógenos.
  • Un desequilibrio en las hormonas sexuales masculinas.

Sólo el médico tratante puede llegar a confirmar cual de estas condiciones puede llegar a presentarse en una enfermedad como la hiperplasia benigna de próstata.

De manera muy general, un médico tratante en la enfermedad de la hiperplasia benigna de próstata realizará determinadas preguntas que involucran a los siguientes términos:

  • Si es que existe una disminución de fuerzas del chorro al orinar.
  • Alguna sensación de dolor al orinar.
  • Urgencia por tratar de ir al baño.
  • Aumento desmedido para orinar en las noches.

Cada uno de estos síntomas tienen un nombre específico que sólo el médico tratante puede llegar a identificar e informar a quien padece la hiperplasia benigna de próstata, siendo parámetros que cualquier persona común y corriente debe tomar en cuenta en cualquier instante.

1 comentario

  1. silvia aranda vega

    15 octubre, 2012 a 5:31

    hola que siera saber sobre sus clasificaciones benigna de la prostata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *