Durante el invierno, nuestra piel necesita protegerse del frío, ya que la bajada de las temperaturas y otros agentes meteorológicos, podrían resecarla e irritarla. Por lo tanto en estas épocas del año, es importante cuidar nuestra piel para que no se vea afectada por el descenso térmico, el viento o la humedad. Las zonas de nuestro cuerpo que se encuentran más expuestas y vulnerables a estos fenómenos son las manos y el rostro.

Definitivamente, necesitemos una crema hidratante más nutritiva y densa que la que usamos durante otras épocas del año, como puede ser en verano. Procura y recuerda aplicártela no sólo en la cara sino también en las manos, por ser la zona más expuesta a las erosiones metereológicas. Pero si nos centramos en el rostro, existen dos zonas que son más frágiles que el resto por lo que necesitan de un cuidado especial, como los labios, en los que el mal tiempo puede ocasionar grietas, y el contorno de ojos, que seguramente necesite una crema especial. Para combatir las grietas en lo labios, te recomendamos en que acudas a comprar reparadores labiales tales como la tradicional barra de cacao o vaselina. Del mismo modo, podemos aplicarnos mascarilla súper hidratante semanalmente, esto colaborará con nuestros cuidados rutinarios de belleza.

Para evitar rojeces y mejorar el riego sanguíneo, procura ducharte con agua tibia, que en invierno es costoso, pero a la larga, podrás notar como tu cutis lo agradece. Pero ten cuidado, la temperatura de la calefacción también debería de ser media, ya que si nos duchamos con temperaturas muy elevadas, la piel se tiende a resecar.

Come alimentos saludables y frescos, ricos en vitaminas. Puedes incorporar las frutas de invierno a tu dieta ya que te darán el punto de vitalidad que te hace falta, por ejemplo puedes comer naranjas o manzanas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *