Hacer deporte es bueno para la salud de los senos, concretamente para prevenir el cáncer de mama, pero cuidado con la sujeción durante la práctica del deporte, puesto que se corre el riesgo de ocasionar otro tipo de patologías. La mejor solución es la de llevar un sujetador adaptado al tipo de actividad física que se va a realizar.

deporte_senos

Los traumatismos

Cada vez son más las mujeres que practican algún tipo de deporte, y también con menor riesgo de desarrollar un cáncer de mama. Desde este punto de vista, las deportistas tienen una ventaja con relación a las mujeres más sedentarias.

Sin embargo, cuando se realiza una actividad física, los senos están expuestos a ciertos traumatismos. Por ejemplo, los deportes colectivos van acompañados de un riesgo de caída o de choque, mientras que conducir un coche, es el cinturón de seguridad el que puede dañar los pechos, sin hablar de los deportes practicados con cierta intensidad (bicicleta, jogging, en medio del frío y la humedad).

Estos traumatismos pueden ocasionar hematomas de diferentes tamaños. Generalmente se reabsorben de forma espontánea en algunas semanas, pero son susceptibles de provocar calcificaciones. Estas calcificaciones pueden, posteriormente, provocar dificultades en el diagnóstico del cáncer de mama al hacer una mamografía.

Efectivamente, si los traumatismos no pueden ser los que ocasionan un tumor, sí son susceptibles de distorsionar las imágenes de la radiografía e interferir en el diagnóstico mamográfico para detectar un tumor de pecho.

Dos soluciones para prevenir los traumatismos de pecho

1- Después de un traumatismo a nivel del pecho, se aconseja la realización de una ecografía.

2- Llevar un sujetador adaptado que evite los dolores, y los choques. Este debe tener tirantes anchos, no elásticos, sólidos y sin cierres, y que no se crucen en la espalda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *