Con los análisis de sangre y las pruebas sanguíneas se pueden obtener diagnósticos precisos para anticipar todo tipo de enfermedades. Recientemente se descubrió que una de las pruebas de sangre que se practican en los casos de diabetes (se trata de la prueba HbA1c) podría ser de gran ayuda para las personas que deseen conocer cuál es el riesgo cardíaco que tienen. A través de la prueba HbA1c, clásicamente los diabéticos medían los niveles de hemoglobina A1c en sangre, para conocer de forma exacta el control que llevaban sobre la glucemia en los últimos meses.

tubosangre

Si bien todos los diabéticos tienen riesgo de desarrollar algún tipo de enfermedad cardiovascular, la utilidad más grande de la prueba HbA1c sería para las personas que no sufren de diabetes. En una prueba control realizada en las últimas semanas los investigadores se sorprendieron al comprobar que entre los pacientes no diabéticos se habían presentado los mayores porcentajes de enfermedad cardiovascular y riesgo cardíaco. La aparente contradicción, de todas maneras, podría ser explicada por otras variables que no habían entrado en consideración (como, por ejemplo, la edad de las personas que fueron sometidas a este estudio, los niveles de colesterol de cada uno de los pacientes con o sin diabetes, etc.).

Algunas autoridades en medicina internacional, como el Dr. Mark J. Pletcher de la Universidad de California, sin embargo, se muestran escépticas respecto a la utilidad de los nuevos métodos para predecir el riesgo de desarrollar cierto tipo de enfermedades a largo plazo. Según Pletcher los medios utilizados para estimar el riesgo cardíaco de una persona no serían tan útiles porque la decisión de un tratamiento no dependería únicamente de la persona afectada, sino también de la evidencia actual (de lo contrario todas las personas con riesgo cardíaco deberían tomar medicamentos a modo de prevención).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *