Después de estudiar los datos de más de 3.700 pares de gemelos idénticos, los investigadores de la Universidad Northwestern encontraron que el peso bajo al nacer se asoció con más de tres veces el riesgo de trastorno del espectro autista entre los gemelos en los que el autismo solo afectaba a uno de los niños.

Que sólo uno de los gemelos se ve afectado por un trastorno del espectro autista en algunos pares de gemelos idénticos sugiere que los factores ambientales pueden jugar un papel en forma independiente o en interacción con los genes de riesgo de autismo. El estudio de gemelos discordantes – parejas de gemelos en los que se vio afectado sólo uno de los gemelos por el trastorno- halló que el peso al nacer puede ser un fuerte vaticinador de un trastorno del espectro autista.

En el estudio se utilizaron los datos de niños en el Registro sueco de gemelos y estudio de gemelos adolescentes.
En el análisis de los gemelos en el que un bebé era al menos un 15 por ciento más pesado al nacer que el otro, los investigadores hallaron que el riesgo de autismo aumentaba en un 13 por ciento por cada caída de 3,5 onzas del peso al nacer.

Los resultados del estudio sugirieron que el peso al nacer podría desempeñar un papel en las complejas causas del autismo mediante la interacción con predisposición genética de un niño o la probabilidad de desarrollar la condición.

Los investigadores notaron, sin embargo, que los resultados podrían no aplicar a los niños que no forman parte de un embarazo múltiple.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *