Aunque la mayoría de las personas hemos oídos hablar en algún momento u otro del cáncer, son muy pocos los que verdaderamente pueden explicarlo. La ignorancia nunca es buena, y comprender lo que le sucede al cuerpo cuando sufre este mal es de seguro de gran ayuda para afrontar el problema con mayor seguridad y confianza.

claudia-maccioni

El cuerpo está compuesto por millones de células que continuamente están interactuando entre sí y se mantienen en constante reproducción. El cuerpo va desgastando las células que posee y necesita que se creen nuevas. Cuando alcanzan un tamaño crítico, se dividen en dos, formando dos nuevas células llamadas hijas. Éstas heredan la información genética que poseía la célula original y empiezan a crecer hasta repetir el proceso una vez más. Por supuesto, la reproducción se realiza a un ritmo específico según cada tipo de células, respetando las necesidades del organismo.

Pero a veces este sistema comienza a funcionar mal, cuando las células se reproducen en forma demasiado veloz. En estos casos se va formando grandes grupos de células sin funciones beneficiosas para el cuerpo y que consumen muchos nutrientes. Es entonces cuando se forma un tumor, si las células se quedan en su lugar de origen, sin invadir otros tejidos, se trata de uno benigno (que es extirpado en forma quirúrgica), pero si comienzan a expandirse y causar otros crecimientos desmedidos en otros tejidos, se trata d uno maligno. Esta última situación es conocida como cáncer.

Muchos cánceres son curables. Nunca crea que esta enfermedad es sinónimo de muerte. Investigue sobre el cáncer y los diversos tipos de tratamiento q puede seguir. Podrá afrontar la situación con mayor confianza.

Si siente que lo necesita, busque ayuda profesional. Un tratamiento psicológico puede resultar muy positivo en ese difícil momento.

Practique métodos de relajación y meditación que le ayuden a sentirse más seguro. También puede hablar constantemente con su oncólogo para que le informe sobre el tratamiento que sigue y sus efectos secundarios.

Nunca deje de lado el tratamiento tradicional por uno alternativo. La quimioterapia es absolutamente indispensable y sólo debe esta acompañada por otros tratamientos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *