Las enfermedades de la boca pueden presentarse por igual tanto en los labios como en el paladar, aunque en ocasiones se trata de una combinación de las dos cosas. El labio leporino es una de las malformaciones más conocidas en la actualidad (de hecho más del 15% de los casos de malformaciones en todo el mundo corresponden a esta condición). Se trata de un problema que genera una fisura en el labio y puede incluir la presencia de paladar hendido.

leporinos

La mayoría de los casos de labio leporino son malformaciones de nacimiento relativas a un desarrollo facial incompleto en los primeros períodos de gestación. En la actualidad hay consenso para afirmar que el labio leporino es producido en los casos en los que el medio interno (el vientre materno) ha sufrido la influencia de ciertos factores concomitantes nocivos para el bebé. El consumo de ciertos medicamentos, drogas, y la falta de vitaminas pueden ser factores de riesgo en el desarrollo de esta enfermedad. Vale destacar que otro de los factores en juego en la determinación de un caso de labio leporino es el hecho de que uno de los padres de un niño ya tenga labio leporino (sin contar otros factores adicionales, solo de esta manera puede aumentar notablemente el nivel de riesgo de que aparezca labio leporino en el niño por nacer).

Los tratamientos más difundidos en la actualidad para remediar los casos de labio leporino incluyen la intervención quirúrgica sobre los labios o el paladar. La cirugía de labio en los casos de labio leporino se realiza, por lo general, después de 2 ó 3 meses de ocurrido el nacimiento del bebé. Más tarde será necesario ir incorporando nuevas modificaciones sobre la intervención general para que se vayan adaptando los tejidos afectados (a menudo se necesitan operaciones de por vida).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *