En el artículo anterior, hemos enfocado el tema en la Amoxicilina, un fármaco de la clase de las penicilinas, utilizado para combatir distintas enfermedades infecciosas, como algunas infecciones de la garganta, infecciones del oído, algunas infecciones respiratorias y demás. También hablamos acerca de qué manera actúa el fármaco, una vez absorbido por nuestro sistema delgado, inhibiendo e impidiendo el crecimiento y el desarrollo de las bacterias causantes de las infecciones.

amoxi

En este artículo, la parte 2 de este informe, continuaremos hablando acerca de la Amoxicilina, aunque haciendo hincapié en cómo usar la Amoxicilina y en qué precauciones tener con la Amoxicilina.

Comenzamos…

 

Cómo usar la Amoxicilina?

 

Antes de explicar cómo usar este fármaco, debemos explicar de qué maneras podemos encontrar esta sustancia en el mercado.

 

La Amoxicilina puede ser encontrada en las siguientes formas: cápsulas, tabletas, tabletas masticables, gotas y en forma líquida.

 

Generalmente, se consume en dos tomas diarias, cada 12 horas, tanto en ayunas como habiendo consumido alimentos. Se recomienda tomar el medicamento a la misma hora, como ayuda-memoria, para no suspender el tratamiento.

 

Es absolutamente imprescindible usar el medicamento tal como el médico lo indica, aunque la etiqueta del fármaco diga otra dosis. Recuerda que la Amoxicilina es utilizada para tratar distintas enfermedades, precisando diferentes dosis, dependiendo del caso particular.

 

Si antes de terminar la prescripción, se notan mejoras, es imprescindible no abandonar el tratamiento.

 

Qué precauciones tener con la Amoxicilina?

 

Algunos efectos secundarios de la Amoxicilina son:

 

  • . Problemas estomacales
  • . Vómitos
  • . Náuseas
  • . Mareos
  • . Diarrea
  • . Alergias
  • . Fatiga
  • . Convulsiones
  • . Urticaria
  • . Falta de Energía
  • . Erupciones en la piel

 

Concluyendo este artículo, es absolutamente necesario tomar la dosis indicada, y no sobre dosificarse, ya que en este caso, puede causar severos daños a la salud.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *