La enfermedad de Wilson es uno de los trastornos orgánicos que se originan por intoxicación con metales. En el caso de esta enfermedad particular lo que genera diferentes síntomas es un exceso de cobre en los tejidos corporales. Este desequilibrio orgánico en la cantidad de cobre puede generar problemas nerviosos, problemas motores y cierto tipo de problemas hepáticos.

enfermedadwilson

Esta enfermedad se transmite de forma hereditaria, aunque es muy poco frecuente. En los casos en los que los dos progenitores portan el gen de la enfermedad de Wilson las posibilidades de que un hijo reciba la enfermedad son del 25%. Cuando aparece un caso de enfermedad de Wilson el paciente va acumulando cantidades de cobre cada vez más elevadas en diferentes tejidos del cuerpo. Los sitios en los que se deposita el cobre con mayor frecuencia corresponden al cerebro, a los riñones y a los ojos.

Las consecuencias negativas que se pueden esperar en los casos de intoxicación con metales como la enfermedad de Wilson son el daño de tejidos (puede ser irreversible), la muerte celular masiva y la cicatrización de tejidos de los órganos. Entre los síntomas de la enfermedad de Wilson se cuentan la aparición temprana de problemas nerviosos (como confusión, demencia, fobias y angustias), postura anormal, movimientos lentos, debilidad y vómitos con sangre, entre otros. La forma de diagnóstico para la enfermedad de Wilson es a través de diferentes análisis y estudios. Por lo general se recomienda efectuar un estudio de cobre en suero, cobre en orina, ácido úrico en suero y conteos sanguíneos completos.

 

En los tratamientos de la enfermedad de Wilson se administran diferentes medicamentos y pastillas en combinación con una baja ingesta de cobre en la dieta. Algunos de los alimentos desaconsejados en este tipo de casos son el chocolate, las nueces, los frutos secos y los champiñones.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *